Einstein podría ser un growth hacker